Los problemas de una mala comunicación no son el problema

Uno de los dolores más comunes por el cual nuestros clientes nos buscan para asesoría o para talleres es por los “problemas de comunicación”. Sin embargo, vez tras vez, cuando conversamos con mayor detenimiento, llegamos a la conclusión de que esos problemas de comunicación, no son realmente el problema, sino el síntoma. 

La comunicación humana, es una de nuestras principales ventajas como especie. Es nuestra capacidad de cooperar con un gran número de individuos lo que nos ha permitido llegar al punto más alto de la cadena alimenticia, con las consecuencias negativas que esto ha tenido para las demás especies y el planeta. Sin embargo, esta poderosa herramienta es por naturaleza imperfecta. 

Ningún mensaje enviado llega 100% completo al receptor. Existen infinidad de vicios, barreras, prejuicios, paradigmas y demás elementos que contaminan el proceso. Y sin embargo, con todo y sus imperfecciones, muchos grupos de personas y organizaciones logran comunicarse, trabajar en armonía y tener éxito. Pero no todos.

¿Cuál es la diferencia? No es que sus procesos de comunicación sean perfectos y no existan deficiencias, sino que en general, tienen desde su diseño dos importantes características:

  1. Buscan prevenir y reducir desde el origen los errores de comunicación. Es decir, son conscientes de que las barreras, paradigmas, prejuicios existen y desde ese lugar se comunican.
  2. Buscan solucionar rápidamente los problemas de comunicación que aparecen antes de que crezcan y se multipliquen.

Así que los problemas de la mala comunicación no son el problema. El problema es el diseño del sistema organizacional en general. Puede ser una cultura que inhibe a que las personas pregunten por dudas, o que dificulte que las personas se expresen ante el líder. Puede ser que las herramientas elegidas para comunicarse sean escasas, o se esté eligiendo la equivocada, o se abuse de alguna (por ejemplo el exceso de juntas, o saturar las bandejas de entrada con correos electrónicos innecesarios). 

Así que, el problema no es la mala comunicación, porque esa siempre va  a existir. La comunicación humana es mala por naturaleza. Tampoco los problemas que se originan por la mala comunicación son el problema, esas son las manifestaciones de la verdadera causa raíz. Es el liderazgo, los procesos, el mindset organizacional, la cultura, las herramientas o los hábitos de trabajo los verdaderos responsables de que los objetivos no se esten logrando o de que el ambiente organizacional sea tóxico.

¿En tu empresa se han detenido a analizar el sistema completo? ¿Que tan buena o mala es tu comunicación? 

Comparte y comenta!!

Neto Avila

Your Comment:

Related Posts

15

Sep
Bienestar Integral, Recursos humanos

Los errores definen tu éxito

Desde pequeños hemos escuchado que “de los errores se aprende” pero no por eso se hace más fácil equivocarnos, solemos ver todas las repercusiones negativas derivadas de nuestro error, perdemos el enfoque que nos puede llegar a sacar de ese mismo error. Así que realmente no importa que tanto nos hayan repetido hasta el cansancio que equivocarnos […]

08

Sep
Bienestar Integral, Recursos humanos

La resiliencia, tu mejor aliado

En marzo del 2020 sentí que el mundo se desbarataba en mis manos. Seguramente muchos se sintieron igual semanas antes o semanas después.  Unos días antes el plan trazado parecía ir viento en popa, y  los resultados que por fin llegaban me llenaban de orgullo,pues eran el producto de meses, incluso años, de trabajo previo.  Y de[…]